jueves, 8 de marzo de 2018

Mujer: un canto a la vida, al trabajo y al amor


A lo largo de la historia, las estructuras de poder de los gobiernos en todo el mundo, y por supuesto en el Ecuador, han excluido y discriminado a las mujeres del ejercicio pleno de sus más elementales derechos, lo que ha hecho del 8 de Marzo una fecha significativa de la lucha por derribar los muros que impiden la verdadera emancipación.
La sociedad y las propias mujeres no quieren un 8 de Marzo con discursos demagógicos para las mujeres del año, en el cual se olvidan de las mujeres que luchan toda la vida. Tampoco quieren homenajes frívolos, sino el compromiso gubernamental para erradicar las condiciones de inequidad, desigualdad, injusticia y otros males aún vigentes especialmente en los sectores de permanente postergación.

En los momentos actuales en que los gobiernos hablan de mayor atención a la mujer, contrariamente se destaca con crudeza como las políticas neoliberales agravan la situación de violencia y de pobreza de las mujeres, dolencias que se evidencian en los campos de la educación, de la salud, de la participación política, en la falta de oportunidades de trabajo, etc., etc.

Cuando se pide menos discursos y homenajes, no se dice que las mujeres no merezcan rosas y poesías. Sino que ellas se merecen más que flores y versos, porque son un canto a la vida, al trabajo y al amor, son testimonio de rebeldía, unidad y resistencia. Las encontramos a diario batallando con su tenue mirada, pero sin renunciar a su lucha emancipadora, encendiendo a la par con la pasión de su afecto la utopía de la patria nueva y soberana.

Al rememorar esta fecha, es importante resaltar el valor de mujeres como Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo, como Manuela Sáenz, Manuela Cañizares, Matilde Hidalgo, Dolores Cacuango, Transito Amaguaña, Rosita Paredes y otros cientos de mujeres anónimas que, en innumerables jornadas de lucha, y desde la perspectiva de clase exigieron respeto a su dignidad y valoración real de su aporte a la sociedad.

Una vieja canción dice “que la mujer es sexo frágil, que mentira más absurda…, como es fuerte la que yo conozco, su sabiduría no tiene precio…, yo no llego a sus pies...” Mi admiración y respeto a todas ellas, que a veces soñadoras y complicadas, atrevidas y apasionadas, pero siempre firmes en sus principios y convicciones luchan por la dignidad y la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La lectura enaltece la personalidad, sus comentarios aún más...
Conjugando esfuerzos construiremos la Patria Sobrerana y Solidaria...