viernes, 18 de septiembre de 2015

Educar con el ejemplo en la escuela y en el hogar

El inicio de semana, la madre de un chico expresaba a otra: “duele escuchar y ver los malos modales de los niños porque ya no se educa con el ejemplo…” Coincidencialmente, la institución recibió la visita de los auditores educativos, una de las preguntas al grupo de docentes, fue “¿en la escuela los profesores educan con el ejemplo?”. 

Me indago ¿qué es educar con el ejemplo y cuál es el referente para decidir qué son malos modales? En el afán de explicarme, recordé las palabras del Profesor Zimardo: “no hay pequeñas malcriadeces, una malcriadeza es una malcriadeza y hay que corregirla… me apena que incluso dentro de las escuelas haya estudiantes que no respetan a los mayores y mucho menos se respeten entre ellos”.

Creo que nosotros mismos nos irrespetamos todo el tiempo, al consentir y oír a personas poco atentas y malintencionadas, que no ponen en práctica los buenos modales. Sí, esas normas que pautan nuestro trato y comportamiento en cualquier situación con quienes conocemos y desconocemos, sin importar la edad.

Nadie duda que en casa los padres no siembren y cuiden de los buenos modales que florecerán después, y que la escuela los reforzará en correspondencia con los principios institucionales y del entorno social. Tampoco hay dudas sobre la necesidad de educar con el ejemplo antes de pronunciar discursos retóricos. Sin embargo, cada vez son menos los padres que inculcan a sus hijos normas básicas de convivencia social, que siendo parte de una educación formal, no necesariamente, deben enseñarse como contenidos de una asignatura como la matemática o las ciencias naturales, si, como ejes transversales a éstas.

El hecho de reconocer que hay malos modales, explica que somos capaces de distinguir entre lo que hacemos y lo que debe hacerse, pero lamentablemente ello no implica que seamos capaces de corregir a quien, justo a nuestro lado, incumple con determinadas reglas. Y al final, no tiene caso culpar a la escuela o a la familia.

Los maestros deben tener claro, que su ejemplo muchas veces se toma con más firmeza que el que se tiene en el hogar, por tanto debe fomentarse el vínculo entre la escuela y la familia, caso contrario el aprendizaje de los buenos modales quedará en terreno de nadie, o quizá solo escrito en códigos de convivencia que no pueden llegar a todos por innumerables razones.

1 comentario:

  1. Un articulo muy interesante para reflexionar sobre el accionar de los y las docentes en el aula. Muy de acuerdo en que la educación nace y sale del hogar, Sin embargo, los padres y madres de familia, por sus trabajos, han dejado de dialogar con sus hijos e hijas y de inculcar los valores y principios, no solo a los mayores, sino a los demás, De ahí que no pienso ni creo que la calidad educativa de que tanto habla el ministro, sea verdad.

    ResponderEliminar

La lectura enaltece la personalidad, sus comentarios aún más...
Conjugando esfuerzos construiremos la Patria Sobrerana y Solidaria...