viernes, 14 de agosto de 2015

Urge un dialogo nacional para hablar, pero asimismo para escuchar



La Marcha Indígena y Popular que recorrió buena parte de la serranía ecuatoriana, fue una celebración de la lucha por la vida y la dignidad, sirvió además para que la ciudadanía de a pie, reflexione acerca de su compromiso con la democracia y la libertad.
Cuando la marcha arribaba hacia la Plaza de la Independencia, autoridades y militantes de AP junto al mal tiempo, quisieron “aguar la fiesta”. Sin embargo, a fuerza unidad, consignas y confianza, la marcha continuó. Entonces entendí que los ideales siempre vencen y la voluntad se manifiesta en organización y solidaridad imprescindibles para derrotar definitivamente a cualquier sistema perverso, incapaz de compartir la riqueza en un país hecho de riqueza.
La memoria colectiva nos recuerda que en las luchas sociales, no hay empates; que mientras persistan gobiernos capitalistas disfrazados de progresistas o revolucionarios habrá postergación y miseria. La burguesía solamente ofrece la posibilidad de sobrevivir y optar por el mal menor. Por eso la marcha fue el espacio para forjar la unidad y solidaridad, para que no nos conformemos y salgamos a celebrar la vida resistiendo a la prepotencia.
Una de las marchantes a su paso por Loja manifestaba “que hay que valorar la sobrevivencia, pero que no hay tiempo que perder, que la democracia está en peligro, el futuro de nuestros hijos también… que en esta marcha tal vez falten más cosas, pero no podemos esperar, en el camino nos iremos mejorando”. Y efectivamente, quizá con incertidumbres pero la marcha avanzó fortalecida. Indígenas, campesinos, trabajadores y líderes populares marcharon mostrándonos su voluntad y dignidad, exigiendo el verdadero debate, porque no es hora de especular.
Urge un dialogo nacional para hablar, pero asimismo para escuchar. Lo diferente es lo que nos complementa. Precisamente ahora es “prohibido olvidar” que cuando lo distinto es utilizado como excusa para fracturarnos o dividirnos, como lo hace el oficialismo, termina ganando la ideología de los que mandan, de los que quieren mantenernos sumisos, no la nuestra. Pero ello, hay que perder el miedo y dejar las vacilaciones. Es necesario cambiarnos a nosotros mismos para construir el país equitativo y soberano que soñamos para nuestros hijos. Allí radica nuestra fuerza, nuestra esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La lectura enaltece la personalidad, sus comentarios aún más...
Conjugando esfuerzos construiremos la Patria Sobrerana y Solidaria...